FUNDACIÓN ÁMALOS

TELÉFONOS: 57 (1) 313 4949244, 57 (1) 7928739

Dirección: carrera 56A No. 148-35

BOGOTA COLOMBIA


​Fundacion Amalos  © TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS.

FORMAMOS EN SEXUALIDAD Y PREVENIMOS EL ABUSO SEXUAL EN NIÑOS Y ADOLESCENTES

AMARGURA MÁS ALLÁ DE LAS PALABRAS

 

“El disparó sus flechas profundamente en mi corazón. El pensamiento de mi sufrimiento es amargo más allá de las palabras. Nunca olvidaré este tiempo terrible. Cómo me aflijo por mi pérdida. Aún todavía me atrevo a tener esperanza cuando recuerdo esto: El gran amor del Señor nunca se acaba, por Su misericordia hemos sido guardados de la completa destrucción” Lamentaciones 3:13,19-22

 Algunas veces me siento culpable por mi dolor, no porque crea que hay algo malo o no espiritual acerca de reconocer mi pérdida o valorarla. Me siento culpable porque pienso que mi dolor está más sobre mi, que mis hijos Hope y Gabe. Me siento triste, no cuando pienso en ellos, en sus dificultades o en sus vidas limitadas; sino cuando tengo imágenes del dolor que sentí, del miedo que sentí,  de la decepción que me tragó.

 Sé muy bien que muchos han sufrido de muchas maneras más significativas que las mías, pero no hay una comparación real en el dolor. Solamente duele. Y con el autor de Lamentaciones yo diría: “El pensamiento de mi sufrimiento es amargo más allá de las palabras”, y hago eco a sus palabras: “Nunca olvidaré este tiempo terrible”.

 Pero también hago eco al rayo de luz que se asoma en la siguiente frase: “Aún me atrevo a esperar”. La memoria de la esperanza es tan real como la memoria del dolor. ¿Qué habrá hecho él, que se atrevía a esperar?¿Qué podría darte a ti el coraje y la confianza para tener esperanza en medio de un amargo sufrimiento?

 Recordar el amor de Dios, rememorando Su fidelidad hacia ti en el pasado, escogiendo pensar en la suficiencia y eternidad del amor de Dios… esto podría parecer atreverse a colocar un lugar en tu mente para lo que tú sabes que es verdad acerca de Dios; y, honestamente, es difícil cuando se siente que El ha disparado sus flechas profundamente en tu corazón.

 Pero la verdad sobre el amor de Dios, transforma nuestros pensamientos y nuestros sentimientos cuando escogemos recordar y escogemos creer.

 
Señor, cómo la  herida perdura, haciendo difícil recordar que tu amor no falla y es eterno. Recuérdame tu amor, mi único recurso de esperanza para el futuro. Has que la realidad de tu fidelidad sea más viva en mi dolor.

 Ahondando en el tema: Lee Lamentaciones 3. ¿Qué frases puedes relacionar en los versos 1-20?¿Qué escoge el escritor hacer y creer en los versos 21-66 que le genera esperanza?Type your paragraph here.


Tomado de "HOPE" escrito por Nancy Gutrierie